Un test de lactato es una prueba sencilla que se realiza sobre un tapiz rodante o  pista de atletismo consiste en obtener una micromuestra de sangre (generalmente capilar del pulpejo del dedo) para valorar la concentración de lactato a distintas intensidades.

Se utilizan diferentes protocolos dependiendo de la prueba que haga el deportista, con ello se ve el estado de forma y se calculan las diferentes áreas funcionales con las que se estructurarán los futuros entrenamientos y competiciones.